Así gané a Salvador Illa, de Iván Redondo

Por primera vez en la historia, la mayoría nacionalista, ahora independentista, se ha roto desde los primeros años. Éste es el impacto de la Isla en esta elección. Las Victorias tienen muchos padres y el «Padre Illa», en esta ocasión, es el principal.

Todo empezó hace tres años. Con una decisión de Michele Iceta lo que demuestra su grandeza política. Luego un paso adelante con una decisión resumida en una frase: Cataluña necesita un presidente y no un candidato. Nace del “efecto Illa”. Y el resultado fue que el PSC ganó unas elecciones en Cataluña 13 años después, perdiendo 16 diputados y por primera vez ganó votos e impactó a los españoles en una catalana. Escucho a Toni Bolaño en su libro Moncloa .

¿Y en 2024? Salvador Illa ganó con el redondeo de las elecciones catalanas. Pongamos a esta Victoria en perspectiva. En 1999, Pasqual Maragall liderará las votaciones, pero no en el exilio. Maragall sólo consiguió 5.000 votos más Jordi Pujol pero cuatro jugadores menos. Esta vez, Illa consiguió casi 200.000 votos y nuevos escaneos más de Carles Puigdemont, un quien por cierto Pujol dio su poyo al final de la campaña explicando en un vídeo que se trataba de “Convergència”. Uno de los varios errores cometidos. En 2003 Maragall ganó, perdiendo. Bajé a 10 jugadores y, sin embargo, puedo cumplir con el tripartito. Maragall ganó a Artur Mas por sólo 7.000 votos aunque los cuatro más populares. Pero esta vez también dio su ayuda a Puigdemont. Genealogía. Absoluta Victoria de Illa en votis y escaños. Y por primera vez en la historia, la mayoría nacionalista, ahora independentista, se ha roto desde los primeros años. Este es el impacto de la Isla en esta elección. Las Victorias tienen muchos padres y el «Padre Illa», en esta ocasión, es el principal. La asistencia fue similar a la de los cómics. preprocesos .

La ley de Amnistía cuenta con el apoyo del 80% del Parlamento, la mayoría que da apoyo a Sánchez

Un coche nuevo, el «Ferrari blanco», porque esta vez el PSC dejó el coche blanco para proyectar la máxima transversalidad. Y no será sólo la izquierda, excepto todo lo que era de derechas o de lejos en una Cataluña que, como toda Europa, está situada en la derecha. Para el equipo que participó en la campaña fue “como el último baile”. Por situarnos, no tanto ya en la traducción a escaños, que es lo importante para conformar al gobierno, sino en el apoyo popular. Si juntamos los votos de Junts y ERC vemos que solos sacaremos 150.000, más que el PSC solo. Del mismo modo, la agregación de votantes del PP y Vox supera ampliamente a los votos y votos de ERC. Esto nos da un peso de cada uno de los espacios electorales. Pero por cada voto en ERC tuvo un voto en el PP o en Vox. Esta es la ecuación. Y recuerdo que fue Pere Aragonés quien adelantó las catalanas
–hace nuevos meses– en la previa de uno europeo. Estos son los sonidos de quienes construyen Cataluña en este nuevo escenario. Múltiples alianzas, gran diversidad, rebosante de pluralidad.

La victoria del PSC certifica que estamos en el escenario de postprocesos . Illa planteó abrió una nueva etapa para gestionar la tercera gran transformación de Cataluña a partir de dos verbos: unirse atender . Y claramente gané. Fijense en los apoyos que tener la ley de Amnistía en su traducción a escaños en el Parlament de Catalunya. Más del 80% de Cataluña, que también forma parte del alcalde plurinacional, periférico y transversal que da apoyo a Pedro Sánchez.


Salvador Illa recibe el abrazo de Núria Parlon, párroca de Santa Coloma

Gana 80% de póliza. Y perfora el 50%, la suma de los votos y los descartes de los grupos independentistas que apoyaron el referéndum de autodeterminación. Ya estamos en el siguiente proceso, en ese escenario del 80% para construir un marco de Cataluña en un estado plurinacional del sur de la UE. La suma de Junts, ERC, CUP y AC no está por tanto ligada al 50%, ni a los 68 diputados. Junts, ERC y CUP también dijeron no a AC. Bloqueó el 80%, así que no bloqueé. Tan pronto como cumplimos cuatro meses, AC obtuvo representación. Ripoll, al ser Marca Hispánica, son los finales de la M-30. Lo más probable es que para un votante de Ripoll lo que sucede en Perpiñán sea más sofisticado de lo que le cuenta Isabel Díaz Ayuso. El lenguaje, las formas. Ripoll está más cerca de Francia que de la Pequeña Caracas. Este OPNI (Objeto Político No Identificado) ha entrado con fuerza en el Parlamento, pero ya ha influido en Vox y el PP, metiéndose de lleno en el charco de la islamofobia y la emigración. Han tenido una selección de arte y pensamiento. El primer baile fue Miquel. Pero “el último baile” fue el de Salvador. No hay nada más poderoso que el cariño. También Salvador Illa.

La próxima semana

El PSOE puede ganarse a los europeos

Alberto Núñez Feijóo ha convocado una manifestación para el 26 de mayo, para hablar de la amnistía y la corrupción como ariete contra Sánchez. La próxima OPNI nos hablará de algo más. Si Cataluña ya está en el próximo proceso, Feijóo apuesta por quedarse en el proceso. Los resultados provienen de otras razones. La amnistía se amortiza y lo que viene es terror futuro. En febrero hablamos de Galicia o Sajonia. Y esta semana pasó lo que hizo el candidato del SPD de Dresde. Todo fluye, todo cambia. Y el PSOE puede ganar las próximas elecciones europeas.

El ojo del alcone

Más OPNI

Mis compañeros Juan Francisco Caro, Salvador Giménez y Carles Salom acertaron en los resultados en Cataluña. El gen convergente existe y destruye la independencia tal como la conocemos. Y otra observación: la OPNI continuará. Podemos nació en Europa en 2014. Efectivamente, en 2019 se consolidó Vox, lo que podemos marcar, el resurgimiento actual. ¿Cuál será el OPNI europeo en 2024? El CIS lo remitió. Puedes volver a tener “tres derechas”: PP + Vox + “Se acabó la fiesta” de Alvise Pérez. No lo valoremos, solo contemoslo. Anotenlo. Mantenlo seguro o no.

Lee también

You may also like...