Economía estancada y un peligro por delante para la extrema derecha

El año 2023 en que el acaba de irse lo confirmó Alemania es el gran mal de Europa. La mayor y más importante potencia de la Unión Europea de 27 países, a nivel mundial, acabó con un delirante -0,3% de su rendimiento económico y la nota más optimista en 2024 solo pudo registrar un magro resultado positivo alrededor del 1,2%.

Mientras el gobierno del primer ministro socialdemócrata Olaf Scholz es cada vez más impopular y las encuestas revelan que el futuro es un alcalde desgastado, el fantasma concreto de un crecimiento peligroso de la extrema derecha ofrece un futuro dramático que se está extendiendo por todo el continente.

Estos días el país se ve alterado por kilómetros de tractores que desfilan por las ciudades, cargados de Protesta de los agricultores porque el gobierno central ha perdido beneficios fiscales.. En Berlín, la capital, el jaleo era importante.

En otras ciudades también hay importantes centros de concentración que continúan y registran la presencia muy activa de movimientos y particiones de extrema derecha. La más temida es la alternativa para Alemania (AFD). Nace en 2013 como fuerza política contra el aumento de la inmigración.

En algunas protestas, los portavoces de la derecha más temida en una nación que fue arruinada por el régimen de Adolf Hitler hace unos 80 añosalgunos oradores de extrema derecha no rehuyen los argumentos antiextranjeros y las afirmaciones de carácter racial alemán.

Los agricultores alemanes llevan sus tractores al centro de Berlín y obtienen beneficios fiscales. Foto: REUTERS

La «identidad nacional» y la expulsión de inmigrantes

En la movilización alternativa de Alemania en las protestas por la ayuda a los agricultores se observó algo especial énfasis de los ultramontanos suspendidos en matices de ideología nazi. La líder de Altervnativa, Aliicia Weidell, evocó las iniciativas para defender la identidad nacional. Suscitó escalofrías porque hay una iniciativa para crear un estado en el norte de África al que se enviarían hasta millones de inmigrantes.

Está creciendo una campaña para reivindicar las elecciones generales anticipadas que se celebraron bajo el gobierno del «semáforo», llamado así porque fue el resultado de una alianza entre socialdemócratas (rojos), liberales (blancos) y verdes.

Una encuesta señala que el 55% de los consultados está a favor de convocar las urnas en este país de 83 millones de habitantes en todas partes crece el descontento.

Los analistas confían en que el gobierno probablemente no otorgará una calificación negativa. Pero la debilidad del «semáforo» puede reflejar el desaliento en el Bundestag, en el Parlamento y las negociaciones abiertas entre los partidos a nivel parlamentario. Alemania es un país federal donde las autoridades son elegidas por las Cámaras, parlamentarios y senadores.

En junio se celebrarán elecciones al Parlamento Europeo, que servirán para mediar en el equilibrio de poder a nivel nacional en los 28 países miembros. Los elementos antes mencionados abren el camino a un cambio sin precedentes, lo que elimina las alianzas que siempre han gobernado la Unión Europea. Históricamente, es la alianza entre conservadores, centristas y socialistas la que domina, reivindicando la democracia liberal.

Líderes y seguidores del partido extremista Alternativa para Alemania (AFD), durante un acto, en 2018. Foto: AP  Líderes y seguidores del partido extremista Alternativa para Alemania (AFD), durante un acto, en 2018. Foto: AP

Tormentos políticos

Un avance importante en derechos abrió un período de turbulencia política alimentada por el equilibrio económico.

La ciudad que sacude el panorama alemán son las elecciones en tres estados federados del país: Sajonia, Branderburg y Turingia. En los tres predomina la Alianza Alemana, con un 28%, y algunas encuestas alcanzan el 30%.

Además de los tres partidos oficiales, en el centro del escenario está el bloque CDI/CDU, de origen católico centrista, que es la principal fuerza política nacional. Este bloque histórico que ha sido gobernado durante muchos años se encuentra aislado. Fue desplazada por la alternativa de consensos entre socialistas, liberales y verdes.

Como a veces todos gobiernan juntos, la difícil realidad favorecerá un encuentro con los centristas cristianos, que cuentan con alrededor del 35% de los votos y con un buen control en su fortaleza de Baviera.

Los problemas de impopularidad del gobierno del «semáforo» se extienden ola desestabilizadora que va mucho más allá de las fronteras alemanas, penetra en los miembros de los 27 millones de alias que forman parte de la Unión Europea. Quienes han soportado los daños de una Alemania que ha dejado de ser protagonista del «milagro» económico y social, para sufrir ya dos recesiones tras haber atravesado una profunda crisis por la pandemia de la Covid, han lanzado el saludo y la economía alemana. en 2021-2022.

En el amplio gobierno de la democristiana Angela Merkel, que el alcalde alemán recuerda con nostalgia, muchos alemanes evocan con ira esa era actual, pero aparentemente lejana, de respeto global por Merkel combinada con una era de gran desarrollo económico y social. Ahora he experimentado (como el resto de Europa) La caída de la inflación que se está controlando.. A nivel popular, muchos han sufrido la pérdida de poder adquisitivo, el aumento y el desempleo.

Una marcha contra el avance de la extrema derecha en Hamburgo, Alemania, en este país.  Foto: AP  Una marcha contra el avance de la extrema derecha en Hamburgo, Alemania, en este país. Foto: AP

Durante la pandemia de Covid, el desempleo ha reducido a 8,1 millones de trabajadores en el sector manufacturero. También se ha reducido el número de pequeñas empresas que suponen un apoyo muy importante a la economía.

En 2023, la compra de inmuebles comerciales y los precios de la vivienda se redujeron a la mitad, registrándose también una caída en el sector inmobiliario del 1,5%.

Sin embargo, casi el 60% de los alemanes cree que su situación es buena. Sólo el 10% de la juzga negativamente. Pero en la prestigiosa encuesta ZDF pude comprobar que la situación económica del país sólo era un 14% buena.

El Gobierno, con la popularidad en baja

Cada tres ciudadanos tienen una coalición en el poder del “semáforo”: los tres partidos oficiales se reunieron con el 30% del apoyo popular y, según las últimas encuestas, el 79% de los ciudadanos están descontentos con su gobierno.

El año pasado por la industria, que representa el 20% de la actividad nacional, se contrapuso al 2% con importantes personajes del sector químico y metalúrgico que sufrieron mucho la crisis que dejó a Alemania sin la energía que transportaba por gasoductos desde Rusia debido a la guerra con Ucrania.

Una inflación galopante que alcanzó el 6,5% en 2022 en una Europa que vive desde hace años con una inflación cero, frenada por la demanda interna y las exportaciones afectadas por la crisis global de 2021-2022. La funcionaria Ruth Brand dijo que en 2023 “los precios seguirán aumentando en todas las fases del proceso económico y con un crecimiento lento”.

La crisis ha aumentado la exigencia diaria del alcalde bankrotas por empresas industriales.

La Unión Europea está creciendo el temor de que las dificultades alemanas se repitan en el resto del continente y que las esperanzas de iniciar un ciclo de tipos de interés están congeladas.

Las ayudas estatales de la Unión Europea a sus miembros recaudaron 742 millones de euros. Alemania recibió 360 millones.

El Comisario de Economía de la Unión, el ex Primer Ministro italiano Filippo Gentiloni, explicó que en el tercer trimestre de 2013 el hub «doce países de la Unión con crecimiento negativo y tres con crecimiento muy bajo», en total 25 naciones de un total de 28.

Los italianos están preocupados porque Alemania es el principal mercado de exportación de la península. En 2022 el intercambio entre ambas naciones alcanzó los 168 millones de euros. La debilidad alemana podría afectar a las industrias italianas que están más integradas en las tendencias de valor globales.

You may also like...