El gobierno es culpable de bloquear las lenguas oficiales de la UE

El Gobierno ha querido explicar este martes a sus socios europeos una amplia lista de motivos para reconocer el catalán, el euskera y el gallego como lenguas oficiales de la UE apoyando diversos temas jurídicos y políticos, ya que la pluralidad lingüística forma parte de la «identidad nacional». ”, pero la petición española sigue sin avanzar, situación que es culpa del Partido Popular.

El tema fue abordado en la final del Consejo de Asuntos Generales de la UE como “punto de información” a la petición de la delegación española, que repartió un memorando entre el resto de estados miembros. El argumentador fue defendido por el secretario de Estado de la Unión Europea, Fernando Sampedro, que habló durante casi diez minutos, según fuentes europeas.


Lee también

Agencias

«España ha expresado su posición y la ha tenido presente», pero «no ha tenido ningún debate al respecto en el Consejo», explicó la ministra de Asuntos Exteriores de Bélgica, Hadja Lahbib, cuyo país ostenta la presidencia de turno del Consejo. y es responsable de gran parte de la agenda de la reunión. Según Sampedro, existe un «verdadero entendimiento» entre el resto de integrantes de la petición española.

Las únicas reacciones al memorándum sobre la capital de Cataluña las expresaron algunos ministros en la nota de prensa de la reunión. «Cuando tomamos una decisión, debemos saber a qué nos puede conducir», afirmó el representante de Finlandia, Anders Adlercreutz, que quiso evocar la existencia de una lengua minoritaria en su país, el sami.

Sampedro y “entendimiento real” hicieron la petición pero varios países han asumido sus implicaciones

Suecia mantiene una posición similar, explican fuentes diplomáticas, y no está convencida de la idea sustituida por el Gobierno, de que la propuesta se basa en el caso de las lenguas de lengua española y «no se creará ningún precedente».

Aunque se han intercambiado impresiones, España no ha solicitado formalmente un dictamen al servicio jurídico del Consejo, pero sus puntos de vista sobre la inclusión de nuevas lenguas en la legislación comunitaria no coinciden. “La cuestión de fondo sobre el fundamento jurídico de la propuesta no está resuelta”, resumen fuentes comunitarias al pie del expediente.

España sostiene que basta con reformar la normativa en cuestión y evocar el ejemplo del gaélico. Otros países se preguntan si es posible dar este paso si no están cubiertos en idiomas.

En el lugar donde la gente ha alcanzado un nivel técnico y jurídico, el Gobierno ha optado por jugar la carta política, reivindicando la «máxima prioridad» de la aplicación para España, en la que las lenguas oficiales son habladas por más de 20 un millón de personas .


Lee también

Beatriz Navarro

Horizontal

En su opinión, la elección de los avances se cumple con el color político de la mayoría de Gobiernos de los Veintisiete, miembros del Partido Popular Europeo. “Si el PP lo pide, mañana o noche, en la mesa del Parlamento Europeo podemos convertir a la lengua de trabajo catalán, euskera y gallego. Y si contribuyéramos a obtener mejores explicaciones a los países representados en el Consejo de su familia política, también podríamos obtener esa oficialidad”, lanzó el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, al encabezar la reunión.

Sampedro se animó en el PP al resumir la exigencia de que el Gobierno «no va a abandonar», pero mientras él defiende al Consejo, los eurodiputados populares y Ciudadanos están dando su batalla en el Parlamento Europeo y han tomado partido incorporándose a la Comisión de Peticiones. . un informante que define el estatus del castellano y del catalán en la escuela catalana.

You may also like...