El Salvador queda paralizado al presenciar la coronación de Bukele

El Salvador paralizó esta jornada por completo para presentar al día siguiente a Nayib Bukele, el presidente que gobernará la nación centroamericana durante al menos otros cinco años. Las calles de San Salvador han sido limpiadas de puestos y autobuses viejos, los edificios de las fábricas se han llenado de trabajadores escolares y las máquinas de los cafés y las tiendas han cerrado sus contraventanas por orden de las autoridades. Trabajar ahora es un pecado, una distracción de lo verdaderamente importante. El Congreso, que dirige su partido, declaró que su día de celebración fue recompensado para el mundo entero: los ojos de todo un país deben posarse en un hombre, Nayib Bukele.

Si quisiera decir que si alguien hubiera visto el móvil en la calle podría haber regresado dos días después y se habría encontrado con él en el mismo sitio. Nadie esperaba que ocurriera un crimen en el país que diseñó Bukele, un lugar donde ya no existía ninguna pandilla de pandilleros que se habían acumulado en la población durante décadas y que ahora se encuentran encerrados en cuartos de máxima seguridad donde no pueden ingresar en un radio. de Sol. Casos en cada esquina apostatan las 24 horas del día militares y policías con armas de guerra. A cambio, El Salvador ha visto un deterioro de los derechos humanos y una disminución de las libertades civiles. El presidente y el núcleo de poder que lo preside, entre los que pertenecen a sus hombres -todos hombres de padre polígamo-, abarcan casi todas las instituciones del Estado y han forzado los costos de la Constitución para que Bukele pueda presentarse como candidato. reelección, que hasta ahora estaba prohibida.

El presidente de Argentina, Javier Milei, durante su bienvenida este viernes en el aeropuerto de San Romero de San Salvador (El Salvador). Bienvenido Velasco (EFE)

Su omnipresencia es abrumadora. Camino al aeropuerto internacional del país, el San Óscar Arnulfo Romero, se alzó una réplica de su despacho, con dos butacones grises con brazos dorados, el escudo de la república en la pared y un retrato de Bukele con la banda presidencial y un tela azul que la sobreventa de un bolso americano. Los viajeros deben tomar una fotografía y enviarla a reuniones sociales. Mientras los aviones de dignatarios internacionales aterrizaban en las pistas asfaltadas achicharradas por el sol y rodeadas de montañas. La Legada del Reino de España, Felipe VI, generó una enorme expectación. Les siguen el presidente de Argentina, Javier Milei; el de Ecuador, Daniel Noboa; y Donald Trump Jr, el hijo del candidato republicano que acaba de ser condenado por utilizar dinero de campaña para comprar el silencio de una actriz con la que mantuvo relaciones sexuales extramatrimoniales. Esta última visita es particularmente elocuente: Bukele, muy a menudo, recibe el apoyo de personas influyentes de estados de extrema derecha, que viene en el ideal de mano dura y autoritarismo frío.

En estos cinco años, a través de los constantes regímenes de excepción decretados por el Congreso, los militares han salido a las calles y han cubierto a miles de jóvenes que habían terminado en prisión, algunos de ellos habiendo cometido muchos asesinatos sobre sus espaldas, pero otros sólo por su parte eliminan los tatuajes incomprensibles o pequeñas cargas con poco sustento. Entrar en este sistema de justicia requiere entrar en un laberinto en el que hay pocas salidas. Los abogados no pueden contactar a sus clientes y no pueden preparar su defensa. Organizaciones de derechos humanos han informado a los demoledores sobre la falta de garantías procesales, así como algunas investigaciones periódicas también han dejado esto al descubierto. Sin embargo, nada de esto preocupa a los electores, que le dieron su voto unánime a principios de febrero. La posición ha sido bloqueada, desactivada, se ha evaporado casi por completo. El peso político de todo un país recayó sobre los hombres de una sola persona, un hombre de origen palestino de 43 años que se propuso devolverle el dinero a El Salvador, a la manera de los grandes libertadores de América Latina. Lo que buscaba coincide con que esas ideas grandilocuentes se confunden con su personalidad narcisista.

Después de haber inhabilitado a las mafias locales por su feroz lucha contra el crimen, Bukele encontró serios problemas económicos en este segundo período. La capital se llenó de edificios imperiales, parques y estadios levantados durante su administración. Ahora es el momento de sumar las notas. “Este es un país pobre en términos fiscales que cuando es un aliado. Debes ocuparte de tus gases y sangre sucesivamente. Eso es un poquito de margen para saber de dónde vas a sacar el dinero en este quinquenio. Hay que pagar a los inversores internacionales, como los eurobonos o la deuda de pensiones. Estamos esperando que vamos a sufrir impuestos o reportar gastos: las dos cosas implican situaciones complejas para la población”, dice la economista independiente Tatiana Marroquín.

Encuentro entre Daniel Noboa y Nayib Bukele en El Salvador
Encuentro entre Daniel Noboa y Nayib Bukele en El SalvadorPresidencia de Ecuador (EFE)

Para algunos, el hecho de que asuma una nueva obligación pesa sobre los frenos constitucionales para convertir su inversión en una farsa. “Es completamente ilegal e inconstitucional”, dice por teléfono Ingrid Escoba, directora de la organización. Asistencia jurídica humanitaria. “No se permitió la reelección presidencial y, por lo tanto, no se puede reconocer lo que sucederá este 1 de junio. El único que se consolidó en una dictadura autoritaria que se volvió para reembolsar al país. Lo grave es que ese reembolso está en el promedio de la burguesía comercial que representa a Bukele, su familia y Aquiles. Para la comunidad, sólo ha habido una enorme pérdida de derechos humanos”, añade.

Bukele recibió especial cariño de Noboa, en Ecuador. Este presidente de 36 años pertenece a la misma generación que su colega, igualmente ignorante de los medios tradicionales, y ambos provienen de familias adineradas. Noboa también gobernó su país con decretos excepcionales y no duda en tomar medidas contrarias a la ley, como lo hizo con el asalto a la embajada de México en Quito. La popularidad de Noboa no está ligada a los índices de Bukele, pero por ahora mantiene una cifra que lo convierte en favorito para las elecciones presidenciales de 2025. Imitar la forma de gobernar El Salvador le está dando ingresos políticos, aunque asume que de alguna manera aumentará los. contorno externo de la democracia. Esta fórmula moderna y revolucionaria, endulzada con filtros de Instagram, llegó aquí a Bukele. Y quiero que todo el mundo lo vea y lo aprecie. Por eso, hoy es sábado, en El Salvador está prohibido trabajar: toca el televisor y observa con atención entronización.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.

You may also like...