¿Está el país preparado para este cambio?

¿Están los mexicanos preparados para tener una presidenta? La pregunta que surgió en reuniones, debates, reuniones y conversaciones ciudadanas sobre las elecciones del próximo 2 de junio, en las que dos candidatos tenían opciones de ingresar a la Presidencia de México, es una exhibición de prejuicios machistas Según los analistas políticos, todavía hay personas que se preparan para prepararse como líderes.

Esta cuestión de qué les gusta a los votantes mexicanos en realidad implica la cuestión de si una mujer o, en este caso, un si dos candidatos mexicanos están listos para gobernar el paísla segunda economía latinoamericana.

“Tomar a alguien por su nivel de estudio, por su experiencia, por sus políticas públicas, eso es válido”, dice Julia Zulver, investigadora de mujeres líderes del Centro Latinoamericano de la Universidad de Oxford y de la UNAM, “pero las preguntas sobre dos mujeres estudiadas , con experiencia en política, porque ser mujer está en todas partes el comentario Cae en el sexismo, en el machismo”.

El Domingo, Más de 100 millones de votantes mexicanos iraníes en las urnas de las elecciones de alcaldía en la historia del país. para el número de cargas en disputa y para la presidencia deberá elegir entre tres nombres. Dos mujeres, el oficial. claudia sheinbaum (61 años) y el oponente Xóchitl Gálvez (61 años), y un hombre, Jorge Álvarez Máynez, un joven aspirante de 38 años y con menos traición política que los anteriores.

Todo apunta a que México, un país con un problema crónico de violencia y violencia de género, será gobernado por primera vez por una mujer, más que los interrogatorios ventilados durante la campaña.

«Es una pregunta que no soporto», responde Karolina Gilas, profesora de la Facultad de Ciencias y Políticas Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). de dudas sobre si las mujeres son capaces de ejercer el poder”.

E insiste en que “no hay duda de que los hombres son tan capaces de hacerlo; y si no lo sabía, entonces dicen que aprenderé.» La empresa también es parte integral de la Red de Politólogas y del Observatorio de Reformas Políticas de América Latina de la Organización de Estados Americanos, considera que esta cuestión no debe ser considerada en la reflexión electoral. Pero ha llegado a las propias campañas de los candidatos.

La oponente Xóchitl Gálvez y la oficial Claudia Sheinbaum. FotoAP

las sugerencias

Xóchitl Gálvez, candidata opositora, exsenadora y emprendedora tecnológica, abordó la pregunta directamente. “La gran pregunta: ¿Está México listo para tener un presidente? Más preparados, esta es la lista. ¿Qué opinas?»publicado en el perfil del PRD.

Por su parte, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sacrificó el querido en el mismo sentimiento de Sheinbaum, en apuesta de continuidad en el proyecto de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional).

“Está más preparado que yo hablo inglés”, defendió la medida del 14 de marzo en una entrevista con Canal Red sobre el conocimiento científico y apasionante de la capital mexicana. “Es muy inteligente. Académicamente él es más que yo; Acabo de terminar mi licenciatura, ella es doctorada. Es una mujer con convicciones, con principios, honesta, tiene muchos méritos”.

The Associated Press consultó a los equipos de campaña de los candidatos a embajadores sobre qué estrategias utilizar para desarrollar estas relaciones de género. No hubo respuesta a las dos solicitudes.

“Es curioso que los dos candidatos estén entusiasmados con estar preparados. Yo creo que esto viene de un machismo, una misoginia incrustada en la sociedad mexicana”reflexión Zulver, también autora del libro “Feminismo de alto riesgo”.

La investigadora acreditó estos mensajes de campaña como una respuesta temprana a las críticas que «se hubiera podido recibir por el simple hecho de ser mujeres en ese cargo, en la Presidencia». Y hay un contrapunto: “Es interesante contrastarlo con el hecho de que haya tantas mujeres en política”.

Zulver recuerda que en México tuvo paridad en la Cámara de Diputados desde 2021, que también hay gobernadores en 10 de los 32 estados o cuatro ministros en la Corte Suprema de Justicia.

La candidata de Fuerza y ​​Corazón por México, Xóchitl Gálvez.  Foto AFPLa candidata de Fuerza y ​​Corazón por México, Xóchitl Gálvez. Foto AFP

mujeres mexicanas Ocupan al 44% de los ciudadanos en los gabinetes ministeriales y en el país. —donde se permitió el sufragio femenino en 1953— es la quinta mayor participación de mujeres en estos cargos de la región y la Península Ibérica, según el Observatorio de Igualdad de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La pregunta sobre si una mujer puede gobernar un país como México comenzó a surgir en las entrevistas de opinión pública en 2004, cuando Marta Sahagún, esposa del entonces presidente Vicente Fox, quiso lanzarse como candidata.

Roy Campos, presidente de la empresa consulta-Mitofsky, recuerda haber abordado el tema en 2012, cuando sólo una vez en el país uno o dos gobernadores, y lo que resultó en una fuerte rentabilidad de alrededor del 40 o 45%.

Desde entonces y hasta cuando otro candidato presidencial en 2018 con Margarita Zavala, esposa del entonces gobernador Felipe Calderón, no quiso plantear la pregunta de si los mexicanos veían a una mujer como representante hasta que asumió la campaña preliminar de estas elecciones.

Apoyos

En 2021, espera Campos, la pregunta quedará respondida cuando el partido oficial Morena abra sus opciones sobre quién sucederá a López Obrador, querido por los comediantes de este año.

Los resultados muestran un cambio en la aceptación (de la mano de cada vez más gobernadores en los estados) que continúa manteniéndose. El 80% está en sintonía con una mujer líder pero, según la lección de Campos, «ya está influenciado por el hecho de que probablemente sea una mujer la que vaya a gobernar» el país.

Y para el otro 20% que no lo calificó, el género de los candidatos “no influirá en sus preferencias electorales, porque se inclinan más hacia su partido o afiliaciones políticas”. Digamos que una mujer también votará.

Asimismo, el Latinobarómetro 2023 de Opinión Pública Latinoamericano reconoció 64,6% de la población è in desacuerdo o muy in desacuerdo con la afirmación de que «los hombres son mejores líderes políticos que las mujeres».

En el maestro electoral mexicano hay aproximadamente 51,7 millones de votantes mujeres y aproximadamente 48,2 millones de votantes hombres.

Para Jazmín Carbajal, optometrista de 28 años residente en Ciudad de México, todavía “hay mucha gente que niega que haya mujeres en el mundo”, pero ella defiende que ella puede hacerlo igual que los hombres.

El joven espera que entre estas elecciones tenga relevancia si es hombre o mujer, pues es lo mismo a final de cuentas”.

Otros ciudadanos como Martín Alberto o Claudia Mercado, consultados por AP, coinciden El género no es un factor. que vas a influir en tu voto, pero reconozco que así sucedió.

“Creemos que tenemos la mentalidad de la gente del pasado, que son los más machistas y creen que las mujeres no pueden gobernar”, dice este obrero de la construcción de 40 años, que vive en la popular colonia Jardín Balbuena, al este de la capital. Por eso, “una mujer debe ser presidenta en México” porque una mujer “no debe apoyar tanto la corrupción, ser más sincera, más franca, no debe apoyar tanto como los hombres, como los presidentes anteriores”.

Esto significa que el candidato oficial ha demostrado que es capaz porque ya gobernó en la Ciudad de México y lo hizo bien.

Mercado, empleada bancaria desde hace 53 años y residente en la Colonia del Valle, al sur de la Ciudad de México, cree que este tipo de preguntas no son aptas para candidatos varones.

“Es como darle a alguien que tiene una lista de carga para un hombre”, refuta. «Yo ya estoy lista para tener una mujer presidenta».

Pero admite que “la mayoría está preocupada por el machismo que tenemos vívidamente y la misoginia que amamos; Y no sólo en un entorno de tan alto espectro como el gobierno, sino también en las empresas, lo experimento a diario”.

En la conservadora y religiosa ciudad de Irapuato, en el estado de Guanajuato, Juan José Candelario Vaca no ostenta claramente la presidencia de una mujer. “México es machismo mexicano; no es lo mismo tener una mujer que la presidenta municipal o el gobernador, que es presidente”, recordó la activista cívica y experta en educación física. “Son inteligentes (los candidatos), pero no somos Chile ni somos Perú”.

Ante estos comentarios sobre género, el analista Giles recuerda que hasta ahora en México «ni una mujer ha perdido las elecciones por el poder de ser mujer», ya que las afiliaciones políticas y el cansancio que tiene la gente influyen más en los votantes del actual gobernadores. “Importa como si tuvieras palabras, como si las presentas” para luego continuar mostrando un sesgo.

Con todo, el próximo 2 de junio “México enviará un mensaje poderoso al mundo”Ataja Campos.

El presidente de la Consulta-Mitofsky se declara entusiasmado de que no sólo será un país estricto para una mujer, sino también uno que tenga presidentes en el Instituto Nacional Electoral, en el Tribunal Supremo Electoral, en la Corte Suprema, en el Banco de México, en la Secretaría de Gobernación y en las Cámaras de Diputados y Senadores. “Ya se rompió ese techo”.

You may also like...