Fútbol internacional | CD Palestino, el club que nació para jugar

Que el deporte no se debe mezclar con política es un tópico rancio, arrastrado por hojas de otoño, incapaz de encajar a día de hoy. Otro precepto que se oxida entre escenarios que han servido de reivindicación para causas que se creían perdidas. En Barcelona, en Santiago o en Ramallah. Incluso en La Cisterna, a 13.228 kilómetros de la capital palestina y con una distancia entre ambas que, aún por gigantesca, se antoja insuficiente para separar el fútbol de la resistencia del pueblo. 

You may also like...