Galicia, el patio trasero, de Joan Esculies

Isabel Díaz Ayuso en el rescate. Visita a la tierra de Anduriña y entrevista en hora de máxima audiencia en una radio argentina para captar el voto del emigrante. Alguno tiros: “No podemos tolerar más nacionalismo, que es un corruptor que vive entre todos los españoles, creando identidades para decidir quiénes son buenos o malos españoles”; “Galicia no puede aceptar lo que estamos sufriendo todos los españoles en el país Vasco y en Cataluña”; “el BNG, que es el partido nacionalista, quiere sacar el español de las aulas, la lengua española, sufrir impuestos, subvenciones”; “Son extremistas y forman parte de las confluencias con los demás nacionalistas, independientes, vascanos y catalanes. Todo contra España”.

En 2020, Jacob S. Hacker y Paul Pierson publicaron Que se coman los tuits. Cómo gobierna la ley en una era de extrema desigualdad (Déjalos comer tuits. Cómo gobierna la derecha en una época de extrema desigualdad). En el ensayo, los profesores de ciencias políticas de las universidades de Yale y Berkeley explican cómo debería gobernar el Partido Conservador norteamericano –en beneficio de una cómoda minoría– captando el voto del segmento de la población humilde, a juzgar por sus propias políticas.

Ayuso en Vigo no pretende solucionar nada, sólo dar tuits de comer a los gallegos

La respuesta está en el aumento de su incendiario discurso racial y cultural en todo lo relacionado con Internet. Se trata de mantener a la ciudad en un estado de tensión que le impida tomar una decisión sobre la votación basada en elementos racionales. Y que comprenda que está siendo protegida de un peligro exterior, siempre presente y más terrible que el que realmente existe. Un enemigo permanente a las puertas, como en la novela de JM Coetzee Experimentando a los bárbaros lo que permite dejarlo dentro y dejarlo sin oposición.


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, habla en el pleno de la Asamblea de Madrid, estos juegos

EFE/Sergio Pérez

Así, la política clientelista, la terciarización de la economía, los temas sanitarios y educativos, la mala gestión de la crisis sanitaria, los planes navideños fallidos, los parques eólicos en espacios protegidos, la fuga de talento joven… todo parece secundario ante la peste eso se anuncia que está por venir. Hasta el punto de que cuando la lideresa El ultranacionalista del Partido Popular elogia el «glorioso cambio» que se ha producido en Argentina «que nos han defendido desde Madrid», se puede olvidar que durante los últimos 15 años en la Xunta han gobernado a su pueblo.

La presencia de Díaz Ayuso ayer en Vigo no pretende resolver nada, sólo dar consejos a los gallegos. Por culpa del expresidente, la conexión TGV entre esta ciudad y Lisboa nunca continuará antes que la de Madrid. Porque ya sabes, Madrid es España dentro de España y es el país donde se encuentra. El Domingo comprobará si Galicia votará al PP gallego para convertirse en el sucesor del PP madrileño -como hizo con el catalán- o si da la oportunidad de probar algo diferente y que Anduriña no tenga que marchar.

Lee también

You may also like...