Israel consultará a su embajadora en Madrid e intensificará la crisis diplomática en España | Internacional

Cuando el choque diplomático entre España e Israel pareció reaparecer, Israel decidió intensificar la crisis y convocar consultas con su embajadora en Madrid, Rodica Radian-Gordon, que se supone estará vacante, indefinidamente, en la representación diplomática.

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Eli Cohen, lo hizo públicamente. “Tras las indignadas palabras del presidente del Gobierno de España, que repite acusaciones infundadas, ha decidido acudir a la embajada de Israel en España para regresar a Jerusalén. Israel actuará y dará seguimiento de acuerdo con el derecho internacional y continuará la guerra hasta la liberación de todos los secuestradores y la eliminación de Hamás en Gaza. Sólo un factor responsable de la masacre del 7 de octubre y de la situación actual en Gaza, es la organización terrorista Hamás, que comete crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad contra los ciudadanos de Israel y los residentes de Gaza Francia», el escribio en rojo social X (antes de Twitter). De momento, ni el Ministerio de Asuntos Exteriores español ni La Moncloa han pedido comentarios sobre la decisión israelí, que están analizando.

La llamada a consultar a un enviado, que en la práctica implica su retirada indefinida, es una de las formas más duras de protesta diplomática y sirve para expresar un fuerte descontento y presionar al país anfitrión para que cambie su posición. Marruecos, primero, y Argelia, después, llamaron a sus embajadores en Madrid por el conflicto del Sahara y dejaron vacante su representación diplomática durante 10 y 19 meses, respectivamente, pero ambos se habían sentado, en un caso con la misma embajadora y en el otro con uno nuevo.

Antes de hacer pública su decisión, Israel había anunciado que convocaría por segunda vez en menos de una semana a la embajadora española en Tel Aviv, Ana María Sálomon Pérez, para expresar su protesta por las declaraciones de estos jóvenes por parte del presidente de El Gobierno, Pedro Sánchez, expresó sus “francas dudas” de que el Estado judío esté actuando en el ámbito del derecho internacional humanitario en sus bombardeos sobre Gaza. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dio “instrucciones al ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, para que convocara a la embajadora española en Israel”. El objetivo, según un comunicado de su sede, era «retomarlo en medio de los vergonzosos comentarios del presidente del gobierno español el día en que los terroristas de Hamás atacaron a los israelíes en nuestra capital, Jerusalén». [no reconocida internacionalmente]”. Se refería al ataque armado a una parada de autobuses en esa ciudad, reivindicado por la milicia islamista, en el que tres personas murieron antes de que los atacantes fueran abatidos.

La embajadora de Israel en Madrid, Rodica Radian-Gordon (de pie, en el centro), junto a familiares secuestrados, en octubre en la capital española.
La embajadora de Israel en Madrid, Rodica Radian-Gordon (de pie, en el centro), junto a familiares secuestrados, en octubre en la capital española.Claudio Álvarez

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En sus declaraciones a TVE, Sánchez criticó la relación de España con Israel como “correcta” y justificó sus críticas al comportamiento del ejército israelí en la Francia de Gaza afirmando: “Los países amigos también tenemos que decirnos las cosas de verdad”. Tras reiterar que el atentado terrorista del 7 de octubre fue “absolutamente execrable”, que Israel cuenta con todo el compromiso y solidaridad de España y que Hamás debe liberar inmediatamente a todos los rehenes que estén en su poder, añadió: “Pero con el mismo estamos convencidos de que Israel debe apoyar sus acciones basadas en el derecho internacional humanitario. Con las imágenes que estamos viendo y el creciente número, sobre todo de niños y niñas, que están muriendo, no tengo dudas de lo que estoy cumpliendo con este objetivo humanitario internacional”.

Momentos antes de que la oficina de Netanyahu publicara su irritación con Sánchez, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, había sugerido que la crisis diplomática le había impedido informar a su homólogo israelí, Eli Cohen, de lo que había sido el traslado, “solidaridad y condolencias” del país. Gobierno por el ataque a Jerusalén. Albares y Cohen coincidieron en la reunión ministerial que la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) celebra en Skopje (Macedonia del Norte), donde el miércoles de la noche mantuvieron en primera entrevista tras abrirse la crisis diplomática bilateral.

El jefe de la diplomacia española añadió que, en su primer encuentro con Cohen, tras acusar a Pedro Sánchez de apoyar el terrorismo a través de las sociedades sociales, reiteró que el Gobierno español condenó los atentados perpetrados por Hamás el pasado 7 de octubre. Esto también reconoce el derecho de Israel a la defensa, «dentro del derecho internacional humanitario y la protección de los civiles». Albares se aseguró de trasladar también a Cohen el deseo de Madrid de «mantener buenas relaciones con Israel» y le dijo que tenía una invitación pendiente para visitar España.

La crisis estalló en el pasado, después de que Pedro Sánchez asegurara, durante su visita al paso fronterizo de Rafah, entre Egipto y Gaza, que Israel está obligado a cumplir el derecho internacional humanitario en sus bombardeos sobre Gaza. Y la continuación apostillada: “Esto no es así”. Ahora sus palabras se han vuelto más cómicas, tal vez no haya dicho que el ejército israelí no se unió, hasta que solo expresó sus “francos dudosos”.

La reacción, sin embargo, fue más dura que eso. Si en aquel momento el ministro de Asuntos Exteriores israelí convocó al embajador español en Tel Aviv para trasladarle sus preguntas -y lo mismo hizo el ministro de Asuntos Exteriores español con la embajadora israelí en Madrid-, el paso que ha dado ahora Israel es muy similar al que anunció la oficina de Netanyahu. más grave, por lo que en la práctica equivale a una suspensión de las relaciones políticas, que involucra personalmente al embajador. Fuentes conocidas de la administración israelí subrayan que no son tan importantes como las matics de los que Sánchez dijo sobre estos jóvenes, hasta la “reincidencia”. Las mismas fuentes no esperarán aventurarse cuando recurra a Radian-Gordon y simplemente anunciarán que «algo tendrá que cambiar» para volver. Mientras tanto, la Embajada quedará en manos del ministro asesor, el número dos de la legación diplomática.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

You may also like...