Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

los protagonistas de una sorprendente crisis militar y política

los protagonistas de una sorprendente crisis militar y política

En un mensaje nacional transmitido en vivo, el presidente de Bolivia, Luis Arce, insistió en hacer un llamado a la democracia con la ayuda de organizaciones sociales ante el intento de golpe de Estado levantado por algunas unidades de las Fuerzas Armadas, que se encontraban en la plaza Murillo, frente a la Casa de Gobierno. “No podemos darnos el lujo de que una vez más intentos golpistas destruyan la vida de los bolivianos”rechazo.

En medio de la incertidumbre y las intrigas, el comandante general del ejército, Juan José Zúñiga, presente en la misma plaza Murillo confirmó el movimiento de uniformados, por algunos motivos: “Nos acosan los ultrajeans que tienen, ya basta”. . Sin tener más detalles sobre lo informado, hablé en televisión sobre «ataques a la democracia», que «tuvo un cambio de gabinete prontamente» y que «por ahora» reconoció al presidente Arce como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

Zúñiga habló más tarde, en medio del desfile militar en la plaza Murillo, cuyo acceso fue bloqueado, y denunció que “una elite ha crecido con el poder, con el Estado”.

video

Una tanqueta militar se retiró de una plaza de Plaza Murillo y el exministro de Defensa, René Zabaleta, fue expulsado por los empujones.

Dijo que las Fuerzas Armadas quieren reestructurar la democracia y destacó la libertad de todos los líderes políticos, mencionando a la expresidenta interina Jeanine Añez y a Luis Fernando Camacho, gobernador de la provincia africana de Santa Cruz, ambos en prisión. “No puede ser que subalternos estén presis por haber acatado órdenes”, en relación al jugo y condenas contra los jefes militares que participaron en la crisis política de 2019 derivada de la renuncia del presidente Evo Morales (2006-2019).

“Exigiremos que se establezca la democracia… El ejército no debe perder sus cojones para esconder la mañana de nuestros hijos”, recordó el comandante militar sobre la decisión de los uniformados ante las decisiones de la clase política. Es necesario aprobar las listas de ascensión por parte del Legislativo en el Ejército en medio de las batallas dentro de los sectores del oficialismo.

La víspera, el comandante Zúñiga había dicho en una entrevista televisiva que si el presidente Evo Morales mantenía su intención de postularse nuevamente a la presidencia, podrían sostenerlo.

Zúñiga había llevado su cargo ante los tribunales el martes para amenazar al excomisario Evo Morales. Se opone repetidamente a la candidatura del mandato para las elecciones de 2025. «No se puede ser más presidente en este país», gritaba los lunes ante las cámaras de televisión.

«El señor Morales ha sido presidente de tres, cuatro gestiones, rey, rey, reelegido. Legalmente está incapacitado», insistí. Dijo: «El caso» no permitía «que se derogue la Constitución y que se desobedezca el mandato del pueblo», lo que fue desestimado como una broma.

Zúñiga ocupó la silla de Jefe del Estado Mayor del Ejército, y a lo largo del tiempo mantuvo diferentes velocidades con Evo Moralesla acusación de ser uno de los principales actores del llamado «Plan Negro», una supuesta operación orquestada para perseguir a dirigentes cocaleros y opositores políticos.

Luego, visite el sitio local. Los TiemposEl soldado también fue acusado de estar involucrado en el desvío presuntamente irregular de 2,7 millones de pesos bolivianos los cuales estaban destinados al pago de los bonos «Juancito Pinto» y «Renta Dignidad».

Los medios bolivianos también indican que Zúñiga es conocido por haber visto en algunas acciones sociales de la alta sociedad y ha dejado en su bandeja a sus conocidos en la inteligencia militar y por conocer los movimientos de distintos líderes políticos.

Los partidarios del presidente se reúnen en la plaza y gritaban entregar su favor como «Lucho, no estás solo» o “Fusil, metralla, el pueblo no se calla”. Los soldados lanzaron gases lacrimógenos para dispersarlos.

La Central Obrera Boliviana (COB), el sindicato de trabajadores, declaró la indignación general y llamó a los trabajadores a «moverse».

By Adilia Girón Ontiveros

Entradas relacionadas