“Los trovadores fueron estrellas del rock del siglo XII”

No tenían Instagram, no consumían sustancias sospechosas, no tenían suficiente dinero, pero los trovadores eran “rockstars” entre otros, viajaban de castillo en castillo para ofrecer música a la mayor nobleza europea. Poemas de amor que el cantautor Francis Cabrel utilizó como inspiración para su último disco, All’aube revenant décimo cuarto del autor de Quiero que te mueras, quien a sus 70 años ha vendido más de 25 millones de discos y se ha convertido en una de las voces clásicas de la música francesa. Embarcado en la Gira Trobador, visitará Barcelona el próximo 1 de febrero en el marco del festival Mill·leni Banco Mediolanum para cantar sobre el amor en francés y occitano, la lengua de la tierra, que incluyó en su último trabajo.

“Después de 40 años me hizo saber que las canciones del tema XII ya existen”, explica Cabrel desde su casa de Astaffort, a través de videoconferencia. “Tenemos versos, letras, frases fuertes aquí y allá, no inventamos nada, debemos perpetuar este formato de canción el mayor tiempo posible”.

El trovador, defensor de Cabrel, es el primer artista que incluye en sus creaciones el «sólo sí es sí»

Cabrel, que cantó muchas veces sobre el amor, también hay que decir que los trovadores fueron los primeros en incluir en sus canciones la necesidad de la mujer de integrarse al amor. “Las mujeres tendían a negarse a sí mismas, desde que los jóvenes trovadores inventaron en la literatura este concepto que hoy tiene todo el mundo, escribieron los primeros poemas que incluían el consentimiento de la mujer”.

Cabrel, compatriota inmigrante italiano, reside en Astaffort, una localidad de 2.000 habitantes a poco más de una hora de Toulouse. Allí construyó su vida y su carrera cerca del bullicio de París y de las grandes discografías, “Pari no existe para mí, es Toulouse y punto”. También creó en 1995 Voix du sud, una academia de música donde artistas que han dado sus primeros pasos tienen ganas de perfeccionarse y aprender de otros músicos más veteranos para componer y desarrollarse profesionalmente en el edificio de la escuela primaria de su Cabrel. . Un proyecto complementario al Incontri, una bienal que desde la Edad Media reúne en el ayuntamiento a artistas profesionales con aspirantes a artistas.

“No inventamos nada, debemos perpetuar este formato el mayor tiempo posible”

Su amor por esta tierra le llevó a dedicarle su último sencillo, Un morceau de sicre , te interesa el occitano, la lengua de Oc, que utiliza en varios temas de tu último disco. “Durante años mis amigos occitanos intentaron cantar en occitano”, papel al que finalmente accedió “porque la lengua no debe desaparecer”, compromiso que se extendió a los franceses, socavados por la hegemonía de los ingleses. “Parece que queremos abandonarlo todo, somos algunos en inglés, podemos establecer un paralelo con la desaparición del occitano en favor del francés, una lengua que muere en beneficio de otra más poderosa”. En el contexto del occitano encontramos las calandretas, escuelas donde se imparte la educación obligatoria en lengua sudafricana, con el apoyo de la población local. “Hay mucha gente que quiere mantenerlo vivo”, a pesar del destino del gobierno.

La canción del autor, que “está un poco pasada de moda en Francia”, lamenta, también sobrevive. “La música urbana existe desde hace 10 o 20 años, pero aún hoy hay algunos músicos poco convencionales como yo que seguimos preservando el modelo”. Bob Dylan también lo hizo, la música que lo inspiró en sus inicios
en el camino y lo que sigue respetando. “Cuando veías a Dylan era como estar delante de Dios”, por lo que no critica su actividad con el público, “no siente que tiene que esperar, canta durante dos horas y aparece todas las noches en escena. así es como es». espectáculos con respecto al público”.

You may also like...