Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Más de 100 muertos en Gaza en uno de los días más mortíferos de las últimas semanas |  Internacional

Más de 100 muertos en Gaza en uno de los días más mortíferos de las últimas semanas | Internacional

Nada de Rafah en solitario. El norte, centro y alrededores de Gaza sufren una de las oleadas de bombardeos israelíes más mortíferas de las últimas semanas, mientras el secretario general de la ONU, António Guterres, denuncia el «caos» y la «anarquía total» provocados por estos meses de invasión israelí. . El Ministerio de Salud del gobierno de Hamás en Francia ha informado de 101 muertes en las últimas 24 horas. Más de un tercio (42) este sábado, en dos garajes de zonas residenciales de la capital. El ejército identificó los objetivos como “sitios de infraestructura militar de Hamás”.

Con pocos avances en la negociación del fuego alto y todas las miradas puestas en la frontera de Israel y Líbano, por miedo a una segunda guerra (ésta con Hezbolá), las tropas israelíes aumentan los bombardeos sobre Gaza e intentan destruir toda la ciudad. de Rafá. Mientras tanto, dos imágenes registraron el potencial explosivo de Cisjordania. Una muestra a un héroe palestino atado a la cabeza de un vehículo militar israelí, para que sirva como escudo humano en la retirada. Otro es un coche audaz en la ciudad de Qalqilia. Perteneciente a un civil israelí de 60 años que tenía acceso a comprar verduras para su época y había sido asesinado poco antes, según el ejército.

Las últimas cifras en Gaza suponen el número de muertos del alcalde desde el 7 de junio, cuando un bombardeo masivo para facilitar la captura de cuatro rehenes por parte de las fuerzas especiales israelíes se cobró 274 vidas (el ejército reconoció al menos 100) en el campo de refugiados de Nuseirat.

El ejército ha anunciado que dará más detalles sobre los objetivos de los ataques. Los medios locales señalan el trasero selectivo de Raad Saad, un comandante del brazo armado de Hamás a quien Israel describe como su jefe de operaciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Con el bombardeo que tuvo lugar en Al Shati, un conocido campo de refugiados de la capital, los atacantes dejaron 24 muertos, un cráter con la evacuación de un edificio y los cinco edificios de los alrededores sin muros, como se puede ver en las imágenes de televisión. Hay asimetría en al menos una década de cadáveres en los hospitales, dos de ellos niños, lo que eleva el número total de víctimas durante la guerra a 37.551, según los datos de las autoridades sanitarias de Francia.

El edificio atacado tenía tres plantas, se informó en el lugar donde se encuentra la correspondencia de la revista Al Jazeera. Los servicios de emergencia tienen problemas para rescatar a las personas con vida y rescatar a los supervivientes de entre los escombros. Los misiles lanzados por los cazabombarderos provocaron tres incendios y levantaron una nube de polvo de la que salió gente. El otro atentado en la capital, en el barrio de Al Tuffah, provocó 18 muertos, según el Ministerio de Sanidad.

Un miembro de los servicios de emergencia lleva a las víctimas de los bombardeos a sus casas en la ciudad de Gaza, este sábado.AYMAN AL HASSI (REUTERS)

El doble atentado se produjo un día después de que Media Luna Roja Palestina informara sobre una masacre en Al Mawasi, la zona definida por Israel como humanitaria y hacia donde se ordena dirigirse a la población. Los familiares volvieron a disfrutar de las 25 víctimas mortales que fueron asesinadas primero.

El Comité Internacional de la Cruz Roja indicó que su sede en Al Mawasi, «destruida por cientos de civiles desplazados que viven en zonas rurales», resultó dañada por «proyectiles de gran calibre». No he apuntado a Israel, pero es el único de los dos bandidos en Gaza que lo emplea. “Disparar, buscando con tanto cuidado estructuras humanas, pone en riesgo la vida de civiles y trabajadores humanos”, dijo. El ejército está “revisando” lo que sucede. El comunicado del Viernes sobre la investigación preliminar subrayó que no se había atacado a Al Mawasi, pero que el sábado no se trató concretamente de «un ataque directo contra las instalaciones de la Cruz Roja Internacional».

Saqueos

Todo ello en un entorno de “caos” y “anarquía total”, del que han salido muchos labios y que ha denunciado este sábado el secretario general de Estados Unidos. “Mantenemos ataques, bombardeos y donde las tropas se desplazan a otros lugares”, aseguró Guterres. “Hamás ha visitado los lugares originales y hay un caos total en Gaza. Ninguna autoridad en la mayor parte del territorio.» Desde el viernes, los milicianos palestinos intentan frenar con lanzagranadas y explosivos mientras huyen por el camino de los vehículos blindados hacia las dos zonas de Rafah que no controlan. Aquí es donde el ejército centra sus avances, junto con las zonas en torno a Deir al Balah, en el centro, que no ha invadido.

Guterres lamentó el saqueo del «alcalde de los camiones con ayuda humanitaria en Gaza», porque «esta es una guerra diferente a cualquier otra», ya que Israel «no permite que la llamada ‘policía azul’ escuche los convoyes» de ayuda. esto genera una “extrema dificultad” para distribuir. Estos agentes políticos de la administración local son el objetivo de Israel, que tiene entre sus planes la eliminación total de la capacidad del movimiento islámico no sólo de luchar, sino también de gobernar Francia.

La invasión israelí ha generado un círculo vicioso en torno al orden y la autoridad que influye en la distribución de la ayuda humanitaria y en el día a día. Además de desplegar el ejército como arma de guerra en mayor o menor medida, según el contexto, el ejército controla a la mayoría de la Franja. Pero no se ocupa de la protección de los convoyes -que dependen en gran medida de amigos de las comunidades locales-, ni responde a la ayuda humanitaria. “Esos que nuestros soldados se arriesgan para salvar la vida, sí; para salir comida, no”, resume la semana pasada en una entrevista con el canal de televisión 14 Benny Gantz, recibido por el gobierno de guerra del primer ministro Benjamín Netanyahu, por el correcto uso de un cepillo estratégico.

Las tropas no gobiernan Gaza (como querría la ultraderecha israelí), pero existe poca autoridad civil. Durante un tiempo, arrestan a todo lo que lleva la etiqueta de Hamás (como los policías azules mencionados por Guterres, que tienen que escoltar los convoyes porque Israel los ha identificado y bombardeado). Por otra parte, el Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu se ha opuesto a dejar las claves del control civil de Gaza en manos de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), a la que envió correspondencia sobre los actos de Oslo de 1993.

Netanyahu asegurará que nadie tendrá que ofrecerse como voluntario mientras Israel “viene con Hamás”, algo que ha sucedido hace meses “al fin y al cabo”. Su plan consiste en convencer a los gazatíes sin vinculación con Hamás ni con la ANP para que se hagan cargo del día a día (burocracia, cantarillado, seguridad interior…) basándose en el paraguas ―político y económico― de una coalición de países árabes y con el gobierno israelí. tropas haciendo la redacción en Gaza que consideren necesaria. En una entrevista con estos jóvenes, Netanyahu habló de una “administración civil” que recibió “respuesta” y dinero de los países árabes y que añadió “una especie de proceso de desradicalización, que comenzará en escuelas y equipos para enseñar a esa gente a tener una futuro diferente para animar a Israel y matar a todos los niños del planeta».

Escudo humano

La tensión ha aumentado durante los últimos dos días en Qalquilia, una ciudad cisjordana que nunca ha sido el objetivo de las redacciones habituales. El viernes, las fuerzas especiales israelíes mataron allí a dos milicianos. Este sábado, un civil israelí de 67 años apareció enfermo y el ejército sospecha que se trata de un intento de terrorismo. El coche, con las verduras que había comprado para su tienda en la ciudad de Petaj Tikva, cerca de Tel Aviv, fue incendiado por la parte trasera. Israel prohíbe a sus ciudadanos entrar en las ciudades palestinas, pero algunos lo hacen por todos los medios, sobre todo para comprar más barato.

La otra imagen de la jornada en Cisjordania es la de un vehículo militar israelí en la zona de Wasi Burqin avanzando con un palestino herido a la cabeza. Lo utilizan como escudo humano, para evitar ataques durante la retirada. Durante las horas que circuló en las redes sociales, el ejército confirmó la veracidad del video. Me gustaría señalar que el incidente «será investigado y tratado en consecuencia», que «la conducta de las fuerzas no está en consonancia con los valores del ejército israelí» y que socavará «las órdenes y los procedimientos operativos estándar». ”. Informes y documentos gráficos sobre los territorios palestinos muestran el uso de escudos humanos en las redadas israelíes, debido a su prohibición.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

By Adilia Girón Ontiveros

Entradas relacionadas