Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Nuevas «fórmulas imaginativas» para la autofinanciación

Nuevas «fórmulas imaginativas» para la autofinanciación

El Gobierno reconoció el guante de ERC y pudo trabajar con una propuesta de reforma de las finanzas autonómicas que responde a la «singularidad» de Cataluña. El proyecto entiende que desde hace unos meses está en marcha el modelo presentado por la Generalitat, que en cierta manera ha emulado al jarrón, pero con el añadido de un fondo de solidaridad territorial es una propuesta máxima y trabaja en «fórmulas imaginativas». «para satisfacer las diferentes necesidades de las autonomías.

Los negociadores de Sánchez no han desvelado hoy sus cartas, aunque sí lo hicieron ante el PSC con la propuesta de eliminar el consorcio fiscal reconocido en el Estatuto de 2006. Este organismo contará con el Estado y la propia Generalitat como partícipes iguales e iguales en la gestión y el control. del 100% de las cuantías vigentes en Cataluña. La propuesta de los socialistas catalanes está muy alejada de las exigencias de los republicanos que buscan tener la llave de la caja.

“No existe ningún modelo en el mundo donde un territorio gestione todos los asuntos, excepto en el caso del país Vasco y Navarra”, comenta la catedrática de economía pública de la Universidad de Barcelona Núria Bosch. Investigadores del Instituto de Economía de Barcelona (IEB) explican también que los estados federales, incluidos los que reconocen un sistema singular, como es el caso de Canadá con Quebec, mantienen su papel de cobradores de deudas.


Lee también

Gabriele Trindade

El PSC lleva la negociación con el consorcio fiscal

Bosch subraya que, si el consorcio fiscal fuera bueno, «no generaría tanta oposición por parte de las comunidades autónomas». En este sentido, el experto cree que una singularidad podría ser una mayor participación autonómica en el IRPF o el IVA, o incluso su cesión total.

La profesora de la UNED Ana Herrero reflexiona sobre el hecho de que «técnicamente» la propuesta de ERC se puede apoyar, pero en la práctica probablemente sería insostenible. “Por no hablar de la costa política”, comenta. Por otro lado, este experto en economía aplicada también fue descartado por otra parte de los medios que sonaron con fuerza desde el ambiente independentista, al igual que las correcciones siguen el coste de la vida en los territorios. “El IPC no puede utilizarse para mejorar la financiación de los servicios públicos”, comenta. En cualquier caso, abre un indicador más completo para evaluar este aspecto.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) se posicionó rápidamente esta semana contra la creación de un modelo singular de financiación en Cataluña. Su presidenta, Cristina Herrera, consideró que «hacer las cosas por partes y de forma fragmentada puede dar lugar a sorpresas». En su opinión, conceder determinadas características en un territorio puede tener implicaciones negativas para otros.

Además de Vasco y Navarra, no hay más ejemplos de estados que se nieguen a retirar las cantidades

La Generalitat define que a quienes están concienciados en España se les dan especificidades. Incluso en el oscuro país de Vasco y Navarra, el Gobierno reconoce que en Canarias no se aplica ni el IVA ni los impuestos especiales de verano a los hidrocarburos y al tabaco. A cambio, la comunidad cuenta con el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), sobre el que tiene capacidad reguladora y que gestiona y recupera al 100%, y uno propio sobre hidrocarburos y tabaco sobre los que tienen plena soberanía fiscal.

Otro ejemplo de la flexibilidad del Estado con los sistemas financieros es la coexistencia desde hace algunos años entre dos modelos. En 1996, Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha decidieron excluir automáticamente el nuevo sistema de financiación incluido en el Pacto Majestuoso de 1996.

By Adilia Girón Ontiveros

Entradas relacionadas