Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Si con decir paz Bastara, de Marta Rebón

Si con decir paz Bastara, de Marta Rebón

La memoria, cargada de nostalgia, parece estar en esos viejos álbumes fotográficos repletos de momentos especiales e historias divertidas. Así, cada generación ha tenido un texto, directa o indirectamente, de los ajenos a las guerras. Cuando nuestro periódico se limitaba a los numerosos espectadores a una distancia prudencial, al regresar a ese territorio cambiado llamado “Ayer” relegamos a un segundo piso los baños de sangre que definieron el mundo de hoy: Ruanda, Líbano, Afganistán, Bosnia, el Golfo de Perú, Chechenia. o Somalia, pensé en ello en mi adolescencia. ¿Qué tal usar machetes, minas o rifles? Permanecen, entre otras cosas, el silencio de los muertos, lo indecible y lo que se esconde o censura, como señala Antonio Monegal, el último premio nacional de enseñanza de Como el aire que respiramos. Se preguntó, en sentido amplio, qué es y para qué sirve la cultura, en los últimos tiempos. El silencio de la guerra Recordamos que los conflictos bélicos, vistos como una anomalía, son una constante en nuestra cultura como forma de comunicación más (incluso violenta). A la luz de sus páginas, la teoría pedagógica de la literatura de la UPF desmiente la (y falsa) dicotomía entre guerra y cultura.


Kirill Kudryavtsev / AFP

Independientemente de la presencia puntual de armas de fuego, de batallas y combates en los vehículos, y del consumo de productos sobre el tema, desde el cine hasta los videojuegos, la guerra sigue siendo un tabú, y su discusión, cuando la realidad premia, si quiero ser escuchado en el foro diplomático. La razón adormecida se vuelve monstruosa, al igual que nuestra incapacidad para imaginar escenarios. Cuando Rusia invadió Ucrania, hubo sorpresa general. De la misma manera, la posibilidad de un asalto al Capitolio también era improbable. Es tanto más conmovedor cuando, bajo la apariencia de un pacifismo ingenuo, si no oportunista, la derecha y la izquierda son azuza, queridas para las próximas elecciones europeas, otra mied más, la guerra (como si esto no fuera una realidad que atañemos) para ralentizar el pago a Ucrania. ¿Por qué es cierto que la legítima defensa fue una escalada militar, o que atacar misiles dirigidos a zonas civiles equivalía a «golpear» al agresor?

¿Quién no quiere la paz? El año pasado, Salman Rushdie, en su discurso de aceptación del Premio de la Paz en la Feria del Libro de Frankfurt, señaló que cada uno tiene su propia interpretación de este concepto. “Para Ucrania, la paz va más allá de la mera causa de las hostilidades. Significa, como debe ser, la restauración de su territorio usurpado y la garantía de su soberanía. Para los enemigos de Ucrania, la paz significa la rendición de este país. Dos definiciones incompatibles para la misma palabra. La paz para Israel y los palestinos parece aún más remota». Con su ingenio característico, Rushdie, después de revisar los cuentos de paz para confirmar que no habían recibido buenas noticias, recurrió a dos películas teatrales del momento: oppenheimer Se registró que la capitulación final se produjo con dos bombas atómicas, mientras Barbie ofrecía una visión de “paz insaciable y felicidad insoluble, en un mundo donde cada día es perfecto, sólo que en uno de plástico rosa”. En verdad, no se puede garantizar la paz si se garantizan los derechos humanos, como si en países como Bielorrusia fuera más apropiado decidir que en una dictadura existe un estado de guerra interna.

Según Rushdie, analizamos la gran paz al final de la guerra y la pequeña paz de nuestra vida privada.

Rushdie, ahora estamos felices de unirnos a ti. Cuchillo. Meditaciones entre un intento de asesinato, Escrito luego de que las atenciones le hicieran perder el ojo derecho y la movilidad de su mano izquierda, nos recuerda: “La paz es algo difícil de lograr. Y, sin embargo, abracémosla, no sólo la gran paz que conduce al fin de la guerra, sino también la pequeña paz de nuestra vida privada”. En una entrevista reciente, admití que durante muchas décadas se ha considerado el extremismo religioso como la mayor comodidad para las sociedades libres. Sin embargo, hoy el populismo, la demagogia y el autoritarismo son los verdaderos criminales, porque buscan «destruir la democracia desde dentro».

En su último discurso, una celebración del amor frente a la guerra del fanatismo, así como una respuesta del arte frente a la violencia, nos dice: “Estamos enfrascados en una guerra mundial de relaciones conflictivas, una batalla entre versiones incompatibles de la realidad, y es crucial aprender a superar esta guerra”.

Lee también

By Adilia Girón Ontiveros

Entradas relacionadas