Tensión en Guatemala por el informe del Congreso ante el jurado del presidente electo Bernardo Arévalo

El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo, esperaba el Domingo sobre investidura ante la dilatación del Congreso saliente en la transición al juradoun retroceso que derivó en protestas en las calles y el pronunciamiento de jefes estatales y altas autoridades de otros países presentes para el acto de toma de posesión.

La Constitución guatemalteca indica que la sesión solemne para la toma de posesión debe realizarse después de la constitución del nuevo Congreso, pero Arévalo sigue las maniobras del Legislativo, donde se retira el número de las nuevas autoridades de la Cámara, quienes son quienes deben concretar la juramentación presidencial.

En términos concretos, a algunos legisladores electos del Movimiento Semilla, el partido de Arévalo, se les pide que Se dice de los que fraguaron sus tarjetas electorales. Arévalo niega estas acusaciones.

No está claro en qué momento se convocará la sesión solemne, en una situación que nunca se había visto en Guatemala.

El presidente electo habló en su relato de

Y agregó que “está intentando socavar la democracia con ilegalidades, crímenes y abusos de poder”, mientras “el pueblo guatemalteco y la comunidad internacional observan”.

Protestas. Guatemala se concentra en la Plaza de la Costitución a la espera del acto de investidura de Bernardo Arévalo (EFE)

Poco después, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, le respondió ante la prensa con un pronunciamiento conjunto de jefes de Estado, cancilleres y altos funcionarios de otros gobiernos que escucharon la investidura, entre ellos, el Estados Unidos y la Unión Europea.

Hacemos un llamado al Congreso de la República a cumplir con su mandato constitucional para acomodar el poder como exige hoy la Constitución al presidente electo, Bernardo Arévalo, y a la vicepresidenta electa, Karin Herrera”, pronuncia Almagro.

Discusiones.  Parlamentarios guatemaltecos, en negociaciones ante el jurado del nuevo presidente (EFE)Discusiones. Parlamentarios guatemaltecos, en negociaciones ante el jurado del nuevo presidente (EFE)

En “nombre de todas las delegaciones invitadas y representadas”, el secretario de la OEA dijo respetar la voluntad popular del pueblo guatemalteco expresada en “elecciones justas, libres y transparentes” que fueron apreciadas por los observadores internacionales.

Más de 60 delegaciones internacionales llevadas a Guatemala, entre ellos, Colombia, con el presidente Gustavo Petro; de Chile, con Gabriel Boric; o de Costa Rica, Rodrigo Chaves.

Todo este regreso desató protestas afuera del Congreso, donde fueron llevados a manifestarse grupos de campesinos que huyeron a la capital para acompañar la marcha de Arévalo y defender la democracia.

Un día antes de la investidura, Arévalo dijo que se sentía “emocionado porque nos sumamos al final de este largo y tortuoso proceso” y que “la sociedad guatemalteca ha desarrollado esa determinación de decidir el ‘no’ a esas élites político-criminales”.

En el camino, como él era candidato en ese momento, los encontramos con pocas posibilidades antes de trabajar con el poder, estuvo marcado por un avance atropellado en medio de las investigaciones judiciales, órdenes de aprehensión, órdenes de perder su inmunidad y hasta la intención expresa de la fiscalía de anular las elecciones.

Con todo, el amplio retorno popular a las urnas y el impulso de las protestas indígenas y campesinas en las calles alimentaron su legado el día de la investidura.

Adherirte a la granja no te resulta fácil, pronto te resultará más fácil gestionarla.

Para empezar, el cuerpo principal del Congreso, integrado en su alcalde por funcionarios y alias, aprobó meses después el supuesto de que no sólo dejaba en las cartas tareas como Salud y Educación, sino que aumentaba recursos para las finanzas y el órgano judicial con el fin de de la fortaleza, las dos entidades que encabezan la arremetida contra la llegada de Arévalo.

Una de las primeras cosas que Arévalo dice que habrá que invertir es que Piden renuncia de la fiscal general, Consuelo PorrasHa enfrentado arresto judicial en su país y tiene un mandato de cuatro años hasta 2026.

Custodia.  Miembros de la policía hacen guardia ante el Congreso de Guatemala (Reuters).Custodia. Miembros de la policía hacen guardia ante el Congreso de Guatemala (Reuters).

Al proclamar que Arévalo había ganado la presidencia, la fiscalía se arremetió no sólo contra él, sino contra su vicepresidente y el proceso electoral. Dirigió oficinas electorales, desafió a sus oponentes, frustró más de cinco juicios judiciales y pidió tres veces que se le concediera inmunidad al nuevo presidente.

Por favor, el próximo presidente tiene una población afectada por la corrupción, una las comunidades indígenas que se sumaron a un país incluido y defendieron la democracia y la comunidad internacional que ofendió ayuda al nuevo gobierno y sancionó a quienes pretenden retener el traspaso del poder.

Pero Arévalo dijo que venderá la primavera, evocando los gobiernos de los ex presidentes Juan José Arévalo, su padre, y Jacobo Árbenz (1945-1954), conocidos como los gobiernos de la revolución o de la primavera, ya que tenían planes para la la inclusión de los pueblos indígenas en la primavera, el acceso a las tierras campesinas y la creación del Instituto de Seguridad Social.

Y ya en campaña prometió luchar contra la corrupción y la impunidad, precisamente el compromiso que había dado a los enemigos que habían intentado enjuiciar a su propia liga en el poder.

Fuentes: agencias AP y EFE

You may also like...