un golpe para Emmanuel Macron

El color correcto está en el ADN francés. Y lo demostrarán en los Juegos Olímpicos. La Confederación General del Trabajo (CGT) anunció una gran sombra olímpica. Esta semana se presentó el aviso obligatorio para la valoración de potencia. A ella se suma Fuerza Obrera, que extiende el plazo hasta el 8 de septiembre.

“No hay tregua para los Juegos Olímpicos de París”, anunciaron.

¿Será real la pestilla del gobierno? Se presentarán advertencias de colores durante los Juegos Olímpicosdesde finales de julio hasta mediados de agosto, confirma la secretaria general de la CGT, Sophie Binet.

Uno de los principales problemas para el titular del primer sindicato de servicios públicos es el pago de una bendición. Los programas y días libres no se utilizan durante los juegos, pero también están encima de la tabla.

La Confederación General del Trabajo (CGT) recibe la oferta benéfica para los Juegos Olímpicos y dice que quieres más dinero y tiempo libre para los socios durante Verona, período completo de sus habituales vacaciones familiares.

El sindicato del sector público más poderoso de Francia ha recurrido a perturbar los Juegos Olímpicos de Paris, al presentar un aviso de huelga para todos los casos en la vida real.

La amenaza de la CGT

La línea dura Confederación General del Trabajo (CGT) Recibí una oferta del gobierno. de pagos de remediación de hasta 1.500 euros para el personal del sector público, para el cual se les pidió que trabajaran durante los Juegos Olímpicos.

La cuestión es muy delicada, en un país donde quiero transformar los Juegos Olímpicos en un mes de «grandeza» nacional, en la vidriera del mundo, cercano al profundo cariño de su población, de sus santas fiestas de primavera, de la cierre de los restaurantes y boutiques en julio y agosto y el partido en la playa. Pero cuando París se verá inundada de restricciones de viaje, códigos QR obligatorios para entrar en otra zona y prohibición de circulación de vehículos, el país estará en alerta de «atención urgente».

La construcción de una pista de atletismo, frente al Palacio del Trocadero, en París, para los Juegos Olímpicos. Foto: AFP

El anuncio del sindicato es un problema para el gobierno del presidente Emmanuel Macron, que espera que miles de funcionarios y personal de los ayuntamientos trabajen durante los Juegos Olímpicos entre el 26 de julio y el 11 de agosto, en pleno invierno. Se espera que 15 millones de turistas vengan a Francia para asistir a los juegos.

El sindicato dijo que el aviso de huelga se distanció de funcionarios públicos, personal de las autoridades locales y trabajadores de hospitales entre el 15 de abril y el 15 de septiembre. El aviso no significa que los empleados del sector público dejarán de trabajar durante cinco meses completos. Pero permiso para hacer huelga “en cualquier momento durante este período”.

Sin tregua olímpica

El síntoma decía que no tenía “tregua olímpica”. Esto dio la oportunidad de jugar al fútbol, ​​en sectores que van desde la recogida de basura hasta monumentos y hospitales públicos.

Cómo Macron decidió convertir los Juegos Olímpicos en una gran vidriera para Francia y también para su presidencia, Los sindicatos creen que cederán a sus demandas.

El síntoma esperaba que, a pesar de un déficit del sector público del 5,5 por ciento de la riqueza nacional el año pasado, el presidente favorito abriera aún más su billetera. Al menos antes de correr el riesgo de ver el sol hundirse en las calles, el museo del Louvre cerrado y otras situaciones bochornosas similares, cuando los ojos del mundo están cerrados en Francia.

El presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos, Tony Estanguet, en un rueda de prensa.  Foto: AFP  El presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos, Tony Estanguet, en un rueda de prensa. Foto: AFP

En un comunicado, el sindicato exige «una compensación salarial en nombre de las limitaciones profesionales generadas por los juegos» y la contratación de personal adicional del sector público, con contratos indefinidos, junto con el derecho a «desvincularse», es decir, sin licitación. llamadas y expedientes electrónicos fuera del horario laboral.

Sindicatos divididos

El movimiento sindical está dividido sobre si se interrumpirán o no los Juegos Olímpicos. La más moderada Confederación Democrática de Trabajadores de Francia (CFDT) si se niega a difundir la huelga y dice que no «quiere estropear este momento festavo».

El gobierno promete donaciones de entre 500 y 1.500 euros al personal del sector público que se presente a trabajar durante los Juegos Olímpicos.

Los aproximadamente 30.000 policías nacionales que participaron en los juegos recibirán obsequios de hasta 1.900 euros. No tienen que esconderse detrás de la huelga.

Pero algunos dijeron que podrían declararse enfermos durante los Juegos Olímpicos si no pagaban lo suficiente para posponer sus vacaciones de verano. Macron espera que los pagos de prestaciones excepcionales eviten una epidemia de bajas temperaturas.

You may also like...