Valerii Zaluzhnyi: El posible despido del jefe del ejército provoca un terremoto político en Ucrania | Internacional

El establishment político y militar de Ucrania está lanzando una lucha de poder lo antes posible. A última hora de la tarde saltó la noticia, anunciada por los medios de comunicación y políticos de la oposición, según la cual el jefe de las Fuerzas Armadas, Valeri Zaluzhni, fue despedido esa misma noche por el presidente, Volodímir Zelenski. Se sucedieron horas con múltiples fuentes anónimas, cercanas al general y al mandatario, filtrando información sobre el posible alivio, hasta que el Ministerio de Defensa y el portador de Zelenski lo desmintieron. El daño ya es irreparable, según los analistas, porque ha confirmado el distanciamiento entre ambos. Lo mismo ocurre cuando Rusia quiere controlar el frente de guerra y Ucrania no tiene forma de recuperar el territorio perdido.

Zelenski convocó a Zaluzhni a última hora de la noche para decírselo, tras recibir información sobre cómo hacerlo. ZNel corresponsal de El economista Oliver Carroll o el periódico Yuri Butusov, responsables del medio Red de censura y considerado un hombre de confianza del general. Estos y otros medios de comunicación, así como figuras políticas como el opositor Oleksii Goncharenko, aseguran que el decreto del CESE ya ha entrado en vigor. Zaluzhni, segundo ZN, se lo negó a Dimitir y respondió a Zelenski que si quería hacerse cargo, intentaría enviarlo. Butusov añadió que Zelenskiy consultó a sus principales alias internacionales sobre la decisión.

Graffiti en el centro de Chasiv Yar con la imagen del jefe general de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valeri Zaluzhni, en el que se lee: “Por muy duro que pueda ser para nosotros, pero sin duda no será una vergüenza” .luis de vega

La reputación de Zaluzhni como líder militar es uno de los activos más sólidos con los que cuenta Ucrania frente a sus socios de la OTAN. Pero lo más importante es que la sociedad y la tropa ucranianas lo consideran un héroe. Sólo Zaluzhni tuvo mayor popularidad en los partidos con Zelenski. Y, sobre todo, el ejército está con él. El jefe de las Fuerzas Armadas publicó en sus redes sociales, en la noche del sol, cuando ya había negado oficialmente su despido, una fotografía junto al teniente general Serhii Shaptala, jefe de la Alcaldía del Estado. La imagen fue interpretada como una señal de que el estado militar es único ante la presidencia.

Discrepancias desde el comienzo de la guerra.

Las discrepancias entre Zelenski y Zaluzhni se repiten, desde el inicio de la invasión, en febrero de 2022. Tres fuentes cercanas al general consultadas en este diario sobre los casos de dos años de guerra explicaron que en las primeras semanas de la guerra, Zaluzhni discutió afectuosamente con Zelenski y su mano derecha, Andrii Yermak, argumentando que era posible resistir el ataque ruso. La presidencia tenía dos muchachos, y su prueba, según estas fuentes, se manifestó en las dos primeras semanas de combates, cuando Zelenski propuso hoy negociar con el presidente ruso, Vladímir Putin, en pleno apogeo. Semanas antes de que comenzara la invasión, Zaluzhni alertó al establishment político de que la ofensiva rusa era inminente, pero Zelenskiy la detuvo hasta el último momento posible.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Desde entonces, tengo éxito con las diferencias de calado. Zelenski informó a los funcionarios de confianza de Zaluzhni sin informarles y luego se quejó en público de su propio jefe de las Fuerzas Armadas. El debate sobre la futura ley de movimiento de nuevas tropas también tiene muchos motivos de discordia: el ejército tiene más de un millón de nuevos soldados, pero Zelenski quiere reconsiderar el número debido a la impopularidad del medicamento. Pocos hombres quieren ser reclutados en un momento en el que la guerra no tiene fin y Rusia quiere avanzar.

El choque más agresivo entre ambos líderes se produjo el pasado mes de noviembre, cuando Zaluzhni publicó un mensaje y una entrevista en El economista mientras se observaba un panorama sumergido sobre el futuro del conflicto: el frente de guerra estaba congelado, según se confirmó, Ucrania no tenía recursos suficientes para lanzar una nueva ofensiva en 2024. Zelenskii desautorizó públicamente a Zaluzhni, respondiendo que las tropas ucranianas podrían seguir ganando . suelo. La situación en el campo de batalla demostró que Zaluzhni tenía razón.

También existe otro foco de desconfianza entre ambos, el sabotaje al gasoducto submarino Nordstream entre Rusia y Alemania. Nordstream pertenece en un 51% a Gazprom, una empresa estatal rusa, y en un 49% a empresas europeas. Una explosión destruyó la infraestructura en septiembre de 2022. La justicia alemana, rusa y danesa concluyó que se trataba de un sabotaje y, posteriormente, trascendió al derecho alemán y europeo, apuntando a la autoridad de una unidad de fuerzas especiales ucranianas. El Correo de Washington publicó parte del contenido de las investigaciones el pasado mes de noviembre, también con la colaboración de los servicios de inteligencia estatales. Según esta información, los saboteadores operan bajo el mando directo de Zaluzhni y es una lástima que Zelenski no apoye nada de él. El ataque a Nordstream, una infraestructura energética de la UE, provocó el conflicto de intereses más grave entre Kiev y sus alias europeos.

La posición vuelve

Iuliia Mendel, ex portavoz de Zelenski, escribió en sus editoriales sociales que la ruptura con Zaluzhni es definitiva: “Los rumores sobre el relevo del actual comandante en jefe del ejército ucraniano circulan desde hace meses, o incluso desde hace un año. Esto podría suceder tarde o temprano. Hay una desafección política con el derazgo militar”. Así lo afirmó el coronel Roman Kotsenko, miembro designado del partido opositor Holos Café exprés que el Gobierno no era lo suficientemente fuerte como para negar la posibilidad del alivio y apoyar a Zaluzhni. “Hemos escuchado en varias ocasiones que el presidente quería este cambio, si ha filtrado a los candidatos para sucederlo” [a Zaluzhni] y aunque haya organizado una campaña de descrédito.»

Las palabras más duras contra Zaluzhni las pronunció la parlamentaria independiente Mariana Bezhula, cercana al partido de Zelenski, Servidor del Pueblo. En un comunicado, Bezhula acusó al comandante en jefe de tener problemas de alcoholismo y de vivir con miedo a la realidad de los tropos en el frente: “El general chantajea amenazando con que, se es desestimado, no continuará en las Fuerzas Armadas. Esto es lo que va a ocurrir.» «Lo que pasó antes, en mi opinión, es mejor», dijo Bezhula, «porque tenemos más opciones para evitar el infierno de la destrucción entre nuestro pueblo, no sólo para una parte de los rusos, sino también para una parte de nuestro arruinado ejército soviético».

Las críticas a Zaluzhni fueron una excepción porque todo se le fue de las manos a sus defensores. Ilia Ponomarenko, uno de los analistas de defensa más citados en Ucrania, acusó duramente a Zelenski: «La cesación del general Zaluzhni no habría sido sólo un tiro en el pastel, ni siquiera en la cabeza». “El general Zaluzhni tiene fama de general militar y salvador de la nación, la encarnación de las Fuerzas Armadas ucranianas que salvaron al país”, escribe Ponomarenko, y explica la lógica del conflicto interno: “Hay una discusión entre políticos y generales sobre quién tiene la culpa de la fallida campaña de 2023 y la situación actual. La oficina del presidente podría pensar que alguien no es tan brillante como Zelenski, pero no se lo pueden permitir. Ahora se desea Zaluzhni tan grande como lo es para que lo veas”.

Los partidos de oposición a Zelenski, que son minoría parlamentaria, han activado el debate político y las críticas a la gestión del presidente en los últimos meses. La polémica con Zaluzhni fue una oportunidad ideal para sentarse cerca del general y pescar en las aguas de revueltas. Petró Poroshenko, presidente y fundador de la principal fuerza opositora, Solidaridad Europea, publicó un comunicado en el que acusó a Zelenski de moverse por «emociones y celos». “La dimisión de Zaluzhni sería un golpe contra la unidad nacional. La unidad en solitario es posible en el regreso a las Fuerzas Armadas, y Valeri Zaluzhni es su personificación. […] En Bruselas están en choque Por estas voces, y en Moscú se reirán”, subrayó el ex presidente.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

You may also like...