Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Votar en tiempos de guerra a las puertas de Gaza: “Necesitamos 20 segundos para ir a refugio” |  Internacional

Votar en tiempos de guerra a las puertas de Gaza: “Necesitamos 20 segundos para ir a refugio” | Internacional

El matrimonio formado por Rachel y David Edry sobrevivió en su casa de Ofakim durante 15 horas con los cinco atacantes de Hamás el 7 de octubre. Los cocinaba, les cantaba y se comunicaba con ellos en su rudimentario árabe. Pasado este tiempo, policías y civiles atacaron el chalé. “Si morimos, morimos juntos”, pensé en ese momento, según su testimonio a medios locales. Los islamistas armados fueron aniquilados y la pareja salió ilesa y convertida en heroína nacional. Este martes, una esquela anunció a las puertas de la vida, aún con rebaños de intensos disparos en sus paredes, que David falló en su esperanza. Los viejos se quejan de que sobrevivirán a la matanza y, menos de cinco meses después, volverán a casa.

Este martes es el día de las elecciones municipales en Israel. En Ofakim y otras ciudades, las listas de candidatos electorales forman un mosaico impactante en las calles junto con las listas omnipresentes de 240 personas, porque los islamistas se han levantado en Gaza. En el barrio de Mishor Hagefen de Ofakim el ambiente sigue siendo duro. La muerte de Edry es sólo un momento en medio de la prisa y el dolor. “Estamos igual que hoy. No podemos deshacernos de esto”, suspira Ilana Bugnik, de 60 años, que vive a dos casas de Edry. Responde con la respuesta a tus preguntas sobre los cómics. “No tengo ningún voto para votar. Si es así, ya es tarde”, dice más concentrada en saber que está siendo apoyada por una trabajadora social y que los ancianos piden más ayuda.

“Nos hemos convertido en gente triste. Vivimos con mucha miel y no queremos hacer nada”, dice Mazal Yosef, de 38 años, mientras visita su apartamento en el bloque del barrio. Esta zona fue un infierno durante horas aquel desafortunado sábado en el que comenzó la guerra con unas 1.200 personas asesinadas por los musulmanes palestinos. “Debemos el corazón a los muertos y damos gracias a quienes nos salvaron”, dice Yosef, que pronto tuvo la oportunidad de ejercer su derecho al voto.

La imagen del actual alcalde, Itzik Danino, que opta a la reelección, se multiplica en todos los casos en las calles. Su jefe de gabinete, Asaf Maze, de 42 años, defiende con optimismo la gestión en tiempos de guerra que asumió. “El 7 de octubre cambié todo. La gente asume que la vida continúa y queremos salir de esto más fuertes. Votar nos ayuda a mirar al futuro ya combatir el dolor”, señala una intención de aferrarse al mandato de normalidad que vemos a menudo en los viejos tiempos del barrio de Mishor Hagefen. Pero no es sencillo. Smadar Dahan, de 55 años, sabe que aún sufre dolor al declarar que ama a los combatientes de Hamás que tanto ama. «Era como una película», recuerda que esta mujer también miraba a Danino.

Un cartel con uno de los prisioneros detenidos en Gaza junto a imágenes de los candidatos durante la jornada de las elecciones municipales en Israel, este martes en Ashkelon.luis de vega

Ofakim, a 25 kilómetros en línea recta de Gaza y con una población de unas 25.000 personas, era el punto más alejado del enclave palestino donde Hamás atacó el 7 de octubre. Los municipios, previstos para el 31 de octubre, se pospondrán primero a negro y luego hasta el 27 de febrero por exigencia de la cuenta. Incluso si miles de habitantes huyen, Ofakim no ha sido evacuado oficialmente, a diferencia de otros lugares más cercanos a Francia y la frontera con el Líbano, donde los alcaldes y otros funcionarios no serán elegidos hasta noviembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Segunda planta

En el resto del país, el cómic ha pasado a territorio enrarecido. La guerra lo ocupa todo estos días, de modo que el clamor en las urnas ha pasado a un segundo plano. A las 19.00 horas, hora local (18.00 horas, hora peninsular española), la participación era del 41%, ocho puntos porcentuales menos que a la misma hora de principios de 2018. En Israel, el día de las elecciones está declarado festivo, pero muchos han preferido intentar ir a centros comerciales o refugiarse en la lluvia y el frío del exterior. En otro ejemplo de la anomalía de la situación, los soldados israelíes pudieron emitir su voto incluso dentro de Gaza, gracias a un sistema conocido como «sobres dobles» que también utiliza diplomáticos y guarniciones y se calcula al final.

La participación fue particularmente baja en las grandes ciudades. En Tel Aviv y Haifa, por ejemplo, no se fijaron en el 30%. En los últimos días circula el temor de que la milicia libanesa Hezbolá aprobara el día de las elecciones para lanzar cohetes contra el centro del país. Además, el foro que representa a las familias de los aproximadamente 130 rehenes que aún se encuentran en Gaza ha rechazado los llamamientos de los activistas para insistir en que la aparente normalidad de la celebración de las elecciones no significa su pasado. «Elegimos a los rehenes» fue el lema que Lucían en las camisetas.

Sderot, la ciudad israelí más cercana a Gaza, es uno de los lugares donde las urnas deben esperar. En general, la población comenzó a disminuir, ya que trabajaban en edificios en construcción y el centro comercial reabrió sus puertas en un lugar casi tan limpio como el enclave palestino. Sus primeras casas se encuentran a poco más de un kilómetro. Elsayaf Levi era reservista militar cuando el ataque de Hamás se convirtió en el mando de un tanque. En estos cuatro meses luchó en Gaza, pero no retrocedió en su vida en Sderot. Se tomará un día libre sin uniforme para acompañar a su esposa a ordenar algunos pensamientos de la vida, pero, en ese momento, continuará la vida con su familia.

Recuerdo cerca de la frontera con Gaza en memoria de una de las víctimas del ataque de Hamás el 7 de octubre de 2023.
Recuerdo cerca de la frontera con Gaza en memoria de una de las víctimas del ataque de Hamás el 7 de octubre de 2023. luis de vega

En Ashkelon, ciudad costera situada a unos diez kilómetros al norte de Francia, están acostumbrados a vivir bajo el confort de camaradas que Hamás lanzó antes del actual conflicto armado. Si el protocolo de seguridad está bien registrado, no es algo que deba tenerse a mano en un día electoral como este. Sólo en los primeros días de la guerra, más de un millón de sus pares viajaron desde Gaza a esta ciudad, según las cifras ofrecidas por las autoridades.

“Si las alarmas desaparecen y suenan, tendremos que esperar 20 segundos para llegar al refugio”, comenta Yosef Kooper, de 18 años, relatando que se encontraba en la escuela ORT Adivi, uno de los centros de votación. El joven, que enciende un calor fosfórico, es uno de los que ayudan a los electores a comprobar en qué tienen que depositar su papel. El flujo de votantes es constante, pero sin aglomeraciones. Antes de entrar en las aulas donde se abren las urnas, pasa por delante de las tribunas de los secuestradores de Hamás, que están iluminadas con colgadores en el patio del colegio en una lona.

El cielo negro descarga un chaparrón que es casi bienvenido entre quienes entran y suben desde el centro. Sabía que la lluvia podría ser un misil. Se les avisa por si ha sufrido algún ataque que obligue a interrumpir la votación. “Llamamos a las sirenas, corremos hacia el refugio, alcanzamos una pared o simplemente nos tiramos al suelo”, explica Robert Sufaru, nacido en Rumanía desde hace 75 años y traído a Israel cuando tenía tres años. «Estamos calmados. La vida debe continuar”, dice. “No tengo miedo, ma non quiero recordar que estamos enwar”, dice Seagal Shalom, una mujer de 53 años que, como Sufaru, apoya la reelección del actual primer ministro, Tomer Glam.

Siguiendo el asfalto hacia el sur, alrededor del perímetro de Gaza, las nubes dan un cierto respiro. Durante unos segundos los rayos del sol iluminan los edificios del enclave donde han muerto aproximadamente 30.000 palestinos en el actual continente. Los controles militares se multiplican y drones y helicópteros surcan el cielo mientras cada vez regresan los tanques, poniendo una estrella de humo negro en el aire. Unos curiosos, equipados con prismáticos, detienen el coche para contemplar durante unos minutos el espectáculo de la guerra. Un hombre armado y con un rifle se dirige hacia una veta de visitantes en una gasolinera a la entrada del kibutz Kfar Aza, a sólo 1.000 metros del valle que separa Israel de la Francia palestina y uno de los escenarios de la masacre de Hamás. “…y esto fue lo que pasó el 7 de octubre”, concluye la guía en medio del silencio de los presentes.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

By Adilia Girón Ontiveros

Entradas relacionadas